Recuperan mujeres otomíes su bordado y cultura ancestral en Cuexcomatitlán, Jal.

DSC_0463.JPG

Con enorme esfuerzo las mujeres de la comunidad indígena Sergio Barrios en Cuexcomatitlán, Tlajomulco de Zuñiga, Jalisco, logran recuperar su técnica ancestral olvidada y poco utilizada de "El Telar de Cintura" el cual se usaba desde la época prehispánica para tejer la vestimenta tradicional otomí. 

 

En 2016 nace el sueño de recuperar la tradición, la lengua y el costumbre de la cultura Otomí en la lejana Zona Metropolitana de Guadalajara a donde llegaron años atrás los otomíes migrantes de Santiago Mexquititlán, Miguel Tlaxcaltepec y San Ildefonso; Querétaro, en búsqueda de alternativas laborales y sustento para sus familias. 

 

La misteriosa recopilación de palitos y maraña de hilo que cobra vida milagrosamente y se transforma en un telar, proviene de la familia otomangue, es decir, de una lengua hablante de hace aproximadamente diez mil años. Ciudades como Cuicuilco, Teotihuacan, Tula, entre otras florecieron en territorios habitados por Otomíes mucho antes de la conquista y ahora este importante legado se revitaliza en Cuexcomatitlán a las orillas de la laguna de Cajititlán. 

 

Alberta Aguilar es la maestra de telar de cintura que animo a todas en su comunidad "yo no quiero perder mi costumbre, porque con ésta me acuerdo de mi mamá y mi abuela. Quiero seguir enseñando a las demás, para que nunca se pierda esto y seguir practicando el costumbre con mi hija y mi hermana; ahora ya somos varias de nosotras las que estamos tejiendo para que todos sepan cual es el pueblo de nosotros". 

 

La elaboración del telar de cintura no es nada fácil, un solo fajo puede tardar meses de trabajo, el esfuerzo físico de las manos, la cintura y el hombro es muy extenuante y cuando se borda el punto de cruz se cansa mucho la mirada; por ello es que la confección de fajos, morrales o el Quexquemetl (capa típica a base de lana) es verdaderamente una invaluable artesanía; no obstante: "la gente no entiende de tanto trabajo, ellos no saben el trabajo que nos cuesta hacerlo y por eso no quieren pagar lo justo por nuestro trabajo", destacó Alberta Aguilar.  

 

Lamentablemente a lo anterior se suma que muchos otomíes ya no practican, ni usa la vestimenta tradicional: "se está perdiendo todo esto, nuestros niños ya no usan la indumentaria de antes, porque aveces la gente los critica, por como somos o por la vestimenta que tienen puesta y les da vergüenza que los humillen" manifestó Susana Torres Juárez, integrante del Grupo de Mujeres Otomíes "Hi no Be'edi la T édi".

 

Video Colectivo de Mujeres Otomíes "Hi no B' edi ma T édi" 

 

"Por eso estamos inculcando a nuestros niños, que no permitiremos que se pierda nuestro bordado y mientras más niños se acerquen, más nos motivamos, le damos con ganas para que ellos no se desanimen, que aprendan a hacer pulseritas, que borden sus servilletas, bolsitas o fajos; el telar es cansado, pero hemos visto cambios y los niños están bien contentos y se alegran cuando terminan o ven el avance de lo que están haciendo", mencionó Lidia Gonzalez representante del Grupo de Mujeres de Telar de Cintura.  

 

Gracias a la Unidad de Apoyo a las Comunidades Indígenas (UACI) de la Universidad de Guadalajara, a la Casa de la Cultura y al Programa de Apoyo a las Culturas Municipales Comunitarias (PACMYC), es que ha sido posible trabajar en este proyecto de telar de cintura por más de año y medio, incluso la UACI a desarrollado actividades para recuperar la lengua Otomí de poco en poco, desde aprender el saludo.

 

La UACI ha estado desde el principio de todos los tiempos con la comunidad indígena Sergio Barrios con orientación y gestión de proyectos para su colonia, incluso también le ha batallado con la lucha para la legal adjudicación del territorio de la comunidad, la cual desde el 2013 espera solución al reconocimiento de sus tierras y la entrada de infraestructura.

 

"Vamos a seguir defendiendo en la UACI la artesanía de nuestro origen, la cosmovisión y la cultura que nos da identidad, si mantenemos con firmeza nuestra cultura, con nuestros hijos, esta tiene que permanecer y florecer", dijo el Mtro. Miguel Gómez Pérez, responsable del proyecto de atención a comunidades migrantes de la UACI, durante la clausura del primer taller de cintura el sábado 04 de mayo.

 

La conclusión del primer taller de cintura trajo muchas experiencias y alegrías; las mujeres que ya no lo practicaban descubrieron con orgullo que pueden hacerlo y conocer un poco más de su cultura, aprendieron del trabajo colectivo, de la enseñanza compartida y sobre todo de no rendirse, asimismo se propusieron abrir sus puertas para quien quiera saber más de su cultura, convocando a un taller de telar de cintura para el público en general, porque urge un tallercito más estable en su comunidad.

 

Galería fotográfica...

    

2do Taller de Telar de Cintura

Impartido por mujeres otomíes en la 

Col. Sergio Barrios, Cuexcomatitlán, Tlajomulco de Zuñiga, Jal.

Los días: 16, 23 y 30 de junio 

Horario de 10:00 am a 12:00 pm

Precio: 600 pesos

Incluye material

Mayores informes con: Ruth Elena Martínez López al (0133) 31342275

 

Información y fotografía: Ramón Michelle Pérez Márquez

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

Código de verificación
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y para prevenir envíos automatizados de spam.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.