Gaudencio Mancilla Roblada

Gaudencio Mancilla Roblada es desde hace 12 años el representante legal del Consejo de Mayores, Autoridades Tradicionales Indígenas de Ayotitlán, Sierra de Manantlán, cafetero por tradición, de aspecto montuno forjado por el trabajo de la sierra, es alegre, dicharachero y no duda en continuar firmemente con el liderazgo que Don Zeferino Padilla Villa, líder histórico del Consejo de Mayores Nahuas le encomendó:

 

Click aquí para escuchar la producción de Gaudencio Mancilla Roblada

Aquí lo grave, la exigencia que siempre hemos tenido es la complementaria del  territorio del ejido Ayotitlan y esa es la base principal, luego la depuración de ejidatarios que  hicieron en ese camino cuando ya el Consejo estaba  afuera, allí lo separaron, dieron por depurar gentes del padrón principal de ejidatarios de la dotación para poder meter ellos a lo que querían, ellos dijeron que  nomás  el  régimen  iba  a  ser el ejido, así se vino el juicio  privativo, entonces los  temas que yo me comprometí a  arreglar  era  el juicio  privativo y era la complementaria, pero el juicio  privativo  me  dio fácil, la  completaría esta  durísimo tenemos gentes intermediarias y principalmente la  secretaria de reforma agraria y los partidos políticos, una empresa que se llama peña colorada que no le conviene que Ayotitlán  se ejecute porque puede tener ganancias de la comunidad”.

Desde la casa de Gaudencio se puede respirar el fresco aroma del despoblado al atardecer, mientras se observa a lo lejos como van cayendo los rayos del sol sobre las comunidades de Los Sauces y Lagunillas; desde aquí se tiene una hermosa vista de la Sierra de Manantlán que se encuentra enclavada en la región montañosa de la Sierra Madre Occidental, un lugar excepcional con mucha riqueza natural que ha sido por muchos años manzana de la discordia para empresas que buscan explotar sus maderas y minerales.

“Así es, es que a las  empresas les conviene  que nosotros nos peleemos porque así ellos tienen jugosas ganancias, unos les tiramos  por un lado otros por el otro, entonces es cuestión de que a  todos  nos queda claro que mismo de la secretaria agraria le da largas al juicio de la complementaria de Ayotitlan. Ahorita  para  que  se  complete el ejido faltan 20 mil hectáreas, dijeron que había 50 333 hectáreas para  entregar el ejido ya después le  hicieron que eran 34 mil, porque según había imposibilidad material  porque se hicieron  como quien  dijo otros ejidos dentro del nuestro, uno se llama el Rodeo y otro ejido que es parte de la complementaria  Ayotitlan  que es el plan de Méndez, a ellos hace unos años, cuatro o 5 años ya lo iban a ejecutar como ese ejido iba a complementarlo pero los paramos. Ayotitlán que tiene más de 40 años de rezago en su expediente agrario y no hacen mucho caso”.

Ayotitlán es una de las comunidades nahuas más grande del estado de Jalisco, aquí sus pobladores viven del autoconsumo de maíz, frijol, café y chile; además de algunos programas gubernamentales como el Procampo y Oportunidades así como de la migración temporal a Manzanilo y Autlán.  Parecería que entre sus polvorientas calles donde abundan los perros con la piel sumida a las costillas, todo fluye con una lacerante calma, pero desde que entraron las empresas, los partidos políticos y el gobierno la violencia no se ha dejado de escuchar:

Yo creo que no podemos no escuchar, de no ver esto que se ha venido, antes mataron a los representantes comunes del Consejo, al Sr. Aristeo Flores en Rancho Viejo, al Sr. Nazario Aldama Villa en Guayabillas y ahora se roban al compañero Celedonio de la comunidad de Loma Colorada y este asunto es muy preocupante, ahora estamos sentados con las  instituciones, con diputados, con la asesoría de la Universidad de Guadalajara, porque queremos que se esclarezca, porque no puede quedar una cosa  así nomás al abandono. Queremos que el  gobierno investigue, que nos respeten el derecho de participar en nuestra seguridad, que las autoridades nos digan porque razón es la desaparición del  compañero Celedonio”.

Gaudencio hace una pausa y con la mano izquierda arrecia su bigote que al igual que su cabello ya pintan canas, símbolo de las múltiples luchas que ha enfrentado como la pérdida de su hermano Agustín Mancilla: “Yo tengo un hermano también lo desparecieron, el trabajaba en la Villa Purificación como comandante  de policía tiene ya como 3 meses de desaparecido. También eso estábamos pidiendo el 27 de noviembre que quedamos  aquí en la  mesa de trabajo, también vimos ese caso con los  señores  diputados y el Sr. Presidente Municipal, hay muchas agresiones y despojo que se han dado no nomas  esa”. Sobre si ha recibido algún tipo de amenaza, responde: “Bueno mira, siempre  el que  encabeza tiene ese riesgo de que algo le puede pasar, siempre hay amenazas, pero ni modo que nomás por eso nos dejemos, por eso queremos un proyecto de policía comunitaria, para que nos cuidemos entre nuestra propia gente, los que nos conocemos y que entre nosotros exista un orden y un respeto”.

A Gaudencio Mancilla Roblada no le intimidad las amenazas que conlleva ser el máximo líder nahua de la tierra que lo vio nacer, en su sala se pueden observar las fotografías donde aparece él dirigiendo las asambleas del Consejo de Mayores, o de cuando recibió a la Comisión sexta en Ayotitlán, de cuando fue al Encuentro Intercontinetal de Pueblos Indígenas de América en Vicam Sonora y del premio Francisco Tenamaxtle que la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco otorga a personas destacadas por la defensa de los Derechos Humanos; sin más temor que el de la prudencia Gaudencio no quita el dedo del renglón: “No pues este es  el inicio, yo lo que quiero agregar  es que sigamos con ustedes  como medio de comunicación y sigamos exigiendo para que de una vez se esclarezca esto y por eso estamos proponiendo aquí en la comunidad la policía comunitaria  entonces es  el  pueblo el que se haga  cargo, ya si los policías del municipio tienen otros compromisos y no se vienen a dar seguridad a la comunidad por eso nosotros queremos participar, por eso propusimos del Consejo de Mayores la creación de la policía comunitaria”.

 

Texto y fotografía: R. Michelle Pérez